Vie. Dic 6th, 2019

Utena, la Chica Revolucionaria: La princesa que busca su identidad

En esta tercera parte continuaremos ahondando sobre Utena, la Chica Revolucionaria. ¡Ahora es el turno de los personajes! ¡Una de obra de culto que no os podéis perder!

La deconstrucción del príncipe azul, roles de género y machismo – Parte 3

¡Bienvenidos seguidores de El Culto del Anime! Como ya venimos explicando, continuaremos la serie hablando de los personajes de Utena, la Chica Revolucionaria. Avisamos que estos artículos pueden contener spoilers, pero siempre que sea posible intentaremos evitarlos. Estos posts estarán escritos de manera que cualquier persona, tanto si ha visto la serie como si no, pueda entenderlos y disfrutarlos así que, si has llegado aquí primero, puedes empezar a leer desde la Parte 1. Dicho esto, comenzamos.

utena-elcultodelanime

Personajes y arquetipos: La Prometida de la Rosa y el Consejo de Estudiantes

Hasta ahora solo hemos tratado elementos generales de la obra, las piezas que hacen que funcione tan bien, pero falta la parte más importante y la que mueve la historia: los personajes, aquellos que nos mostrarán su lado más sincero y humano gracias a una Utena que perturba y altera la eterna paz que gobierna la Academia Ohtori.

Además de su faceta de príncipe azul, Utena jugará otro papel mucho más importante y, curiosamente, en su nombre está la pista. La palabra “utena” puede ser escrita de diferentes formas en japonés y, dependiendo de la grafía, puede cobrar un significado muy conveniente: “cáliz”. En botánica, el cáliz es la parte de la planta que cubre y protege la flor hasta que florece. Si Utena es el cáliz, ya podéis imaginar qué parte de la planta será Anthy.

El nombre “Anthy” tiene un origen ajeno al japonés: proviene de la palabra griega “άνθος (anthos) que significa “flor”. Asimismo, es una referencia a Antheia, diosa griega de la vegetación, de los jardines, de las flores y del amor humano. Siendo Anthy también nuestra Prometida de la Rosa, está claro que las flores son un fuerte nexo entre estos dos personajes.

Así como Utena jugará dos papeles en la obra, Anthy hará lo propio: se nos presentará al individuo por un lado y al arquetipo, la princesa de cuento y el premio de los duelos, por el otro.

Llegados a este punto cabría preguntarse, ¿qué es la Prometida de la Rosa?

Durante la obra, vemos hasta en dos ocasiones a personajes que se asemejan físicamente a La Prometida: Mamiya, de quien ya hablaremos junto con Mikage en el próximo post, y la nueva mujer del padre de Miki, uno de los miembros del Consejo de Estudiantes. A través de este recurso visual, entendemos que La Prometida de la Rosa es un concepto, un arquetipo de mujer idónea según la percepción de “Dios”, El Mundo, deseado por príncipes.

“Te envidio, Tenjou (Utena). Vives con una chica muy femenina”.

Ya mencionamos que la Academia Ohtori era la concepción del mundo machista y patriarcal: es un lugar donde se define qué papel debe jugar cada individuo según los preceptos de “Dios”, qué espera el mundo adulto de sus príncipes y princesas y esto nos lleva al famoso Consejo de Estudiantes.

El Consejo de Estudiantes, el cénit de la Academia y referente de los alumnos, es la culminación del pensamiento exento de autocrítica; el resultado manifiesto de un código de normas y valores impuesto acorde a la idiosincrasia del lugar y en sus miembros (modelos de conducta y duelistas que enfrentará Utena) podemos encontrar pensamientos y actitudes de carácter sexista. Sin embargo, debemos entender que dichos miembros viven en un teatro y realmente actúan, piensan y juzgan en pos de lo que es correcto según el papel que les tocó; el príncipe no es machista por voluntad propia porque no es un problema de bondad sino de educación.

utena-elcultodelanime
Touga, presidente del Consejo, quiere vencer a Utena porque realmente desea salvarla, pero ella rechaza ser la princesa del cuento.

Nanami y la pubertad de la mujer

Utena, la Chica Revolucionaria es una obra dada a abordar, por medio de analogías, símbolos y metáfora, asuntos de diferente índole filosófico, social y sexual, pero existe un tema que aún no hemos mencionado y que cualquier espectador esperaría encontrar en una serie protagonizada por dos mujeres adolescentes: la pubertad. Irónicamente, no nos centraremos en Utena o Anthy ahora, sino que pasamos a otro personaje cuyo papel se desvela más adelante.

Nanami, la hermana pequeña del presidente del Consejo y caracterizada por su arrogancia, egoísmo e inseguridad, es el personaje que mejor encarna la pubertad. La adolescencia o pubertad es la fase más importante para el desarrollo del ser, es la búsqueda y conformación de la identidad del individuo. Esta importancia se hace más evidente cuando se manifiesta el egocentrismo: una persona egocéntrica tiende a tener una imagen distorsionada de sí misma además de una alta sensibilidad a la evaluación de los demás. Nanami, como princesa que está destinada a ser, no quiere ser excluida del mundo y por ello necesita validarse a través de otros; si el mundo no la acepta, ella tampoco lo hará.

Los capítulos centrados en Nanami, muchas veces cómicos, relatan por medio de la sátira y la metáfora las consecuencias de crecer como mujer en la Academia, es decir, en el mundo.

El ejemplo más claro y conocido es el episodio de la vaca: Nanami recibe como regalo un cencerro y, pensando que es una joya, decide colgárselo al cuello. A medida que vemos avanzar el episodio, los personajes cuchichean y susurran; no comprenden por qué decide usar algo que la hace ver como una vaca. Después de soñar con su hermano Touga, su modelo de príncipe ideal y máxima figura de poder, tratándola como una vaca al ritmo de “Dona, Dona” (canción escrita en los años 40 que habla sobre un becerro siendo conducido al matadero), Nanami va adquiriendo rasgos de vaca y termina transformada en una (literalmente).

Si El Mundo (“Dios”, su hermano) la ve como una vaca, ella pensará que es una vaca sin importar cuál sea la realidad; para la elitista Academia tiene más peso lo que se dice que lo que es y Nanami, como princesa adolescente que es, llevará este discurso a la hipérbole.

Vemos cómo un modelo erróneo puede impregnar una mente joven e insegura hasta el punto de convencer al personaje de que piensa y actúa con libertad; Nanami es un canal que permite exponer mentiras de la Academia y el efecto que tienen en sus princesas. La obra nos habla de vacas, pero también hablará de huevos:

utena-elcultodelanime

Una mañana, una sorprendida Nanami descubre bajo las sábanas de su cama un huevo y piensa que lo ha puesto ella (desconoce que los humanos no ponen huevos igual que desconocía que los cencerros eran para las vacas). Emocionada, corre a enseñárselo a sus amigas, pero se detiene cuando piensa en la posibilidad de que se burlen de ella por ser su primer huevo (a lo mejor ellas han puesto más antes).

Según avanza el capítulo, vemos a una cándida Nanami orgullosa del huevo que ha salido de su interior. Cuando Tsuwabuki, un joven de menor edad que actúa como su criado, descubre el objeto de cariño y felicidad de esta, le insiste en que hará cualquier cosa por ella. Nanami, ofendida, responde con peticiones imposibles y acto seguido se marcha corriendo y gritando que no haga promesas que no pueda cumplir.

 “Estaremos siempre juntos”, “siempre te querré”, “nunca me iré de tu lado” …

Llegamos al apogeo del episodio cuando Nanami, feliz de imaginar una vida criando su huevo junto con su hermano Touga, charla con este y le pregunta qué opina de las chicas que ponen huevos:

“Nanami… ¿Cuál crees que sea la razón de que podamos vivir juntos y felices? Te lo diré: Es porque tú no pones huevos. Siento pena de la chica que avergüence a su familia de esa manera”.

Con palabras que se clavan como cuchillos, una Nanami asustada y rota decide hacer lo inimaginable: abandonar en el bosque al huevo del que tan orgullosa se sentía.

Finalmente, Nanami se despierta porque todo ha sido un sueño y al mirar bajo las sábanas descubre un huevo roto, sin fecundar.

Utena nunca cejará en su empeño de denunciar la realidad de las princesas; el cuento nunca ha existido. La pubertad es un pilar fundamental para comprender las mentes de los personajes, pero la serie va más allá y se embarca en otra cuestión: la transición a la vida adulta. ¿Cuándo dejamos de ser niños? ¿Qué condición debe cumplirse para ser un adulto?

En un episodio, Tsuwabuki, el joven ‘criado’, siente el impulso de averiguar qué es “ser adulto” y cómo puede convertirse en uno tras observar, celoso, cómo un chico se lleva a Nanami cogida del hombro. Comienza a buscar información en libros y en películas donde vemos abundantes escenas en las que un hombre y una mujer se besan. Durante su búsqueda, aparecen Utena y Anthy que, tras ser interrogadas por el joven, Anthy declara que Utena y ella ya han hecho cosas de adultos (en cada duelo, Utena extrae la espada a la Prometida en su papel de príncipe y recordad que ya hablamos sobre la simbología de las espadas).

Llegamos al desenlace cuando Tsuwabuki es derrotado en un duelo contra Utena. A la mañana siguiente al duelo, podemos advertir que Nanami mira al muchacho de otra manera (¡y hasta se sonroja!); ya no lo ve como un niño.

utena-elcultodelanime
Tras ser manipulado, vemos a Nanami atravesada por espadas ante Tsuwabuki mientras de fondo se contempla una escena de beso.

Juri y la diversidad sexual

Modelos de conducta, validación externa, progenie y relaciones entre príncipes y princesas; los personajes tienen un patrón a seguir si quieren ser buenos actores y actrices, pero ¿qué sucede con quienes no siguen la norma?

Juri, miembro del Consejo de Estudiantes, desempeña un papel de duelista pese a ser mujer (las espadas no eran para las princesas). Al contrario que el resto de los miembros, ella no parece feliz ni cómoda con la vida que lleva; da la impresión de que nunca sabe dónde moverse, no sabe quién es.

La inteligente y bella Juri, hábil en la esgrima y figura admirada por todos, esconde un profundo secreto que la perfora y devora por dentro. Años de educación en la Academia Ohtori han concluido en un sólido y pesado ataúd. Si volvemos hacia atrás en el post, durante el episodio del huevo de Nanami, surge una confusión y Touga interpreta que a Nanami le gustan las mujeres:

T: “Escucha, Nanami. Dios creó al hombre y a la mujer. Ese es el diseño natural de las cosas. No importa lo bien que se sienta, ir contra Dios es…”

N: “¿Qué estás diciendo, hermano? ¡Tú eres el único a quien amo!”

Diálogos, pensamientos y actitudes donde la tolerancia y el respeto hacia otro tipo de sexualidades brilla por su ausencia. Hemos dicho que el príncipe no era machista por propia voluntad, sino que era un problema de educación. Tener referentes y educación en la diversidad es vital y no dar herramientas para entenderse puede causar un daño irreparable.

Como una actriz, Juri no puede salirse de su papel en la obra. Se convierte en una sombra (un engaño, una mentira) de sí misma porque se fuerza a ser alguien que no es.

Juri se ve a sí misma condenada a ser inevitablemente infeliz y en el collar de su cuello esconde el objeto de su infelicidad como si fuera una cadena que la ata y la ahoga, cadena que se pone ella misma y que le aterra quitarse. En el mundo de “Dios”, no hay lugar para la verdadera Juri, aquella que lleva años enamorada de su amiga Shiori, y solo un milagro la salvaría.

Juri enfrenta a Utena por primera vez en duelo no porque desee poseer a la Prometida de la Rosa sino para demostrar a Utena, la joven que viste como un príncipe y que está decidida a ganar todos los duelos para conocer El Fin del Mundo, que nunca podrá desempeñar ese papel porque los milagros no existen en la Academia Ohtori. Irónicamente, es cuando la balanza se inclina a favor de Juri que Utena termina ganando por un auténtico milagro: su espada es lanzada al aire y está al caer corta la flor de Juri poniendo fin al enfrentamiento con Utena como vencedora.

Y con esto concluye el post de hoy. Hemos alcanzado el ecuador y poco a poco nos acercamos al final de la serie. En la siguiente parte, nos enfocaremos en hablar de rosas negras, esos sentimientos que ocultamos, y de aquel que dirige toda la Academia y su efecto en los personajes.

Si os ha gustado, no olvidéis darle difusión y escribirnos comentarios que estaremos encantados de leeros. Esperamos que hayáis disfrutado con esta lectura igual o más que con la anterior.

¡Muchas gracias por leer hasta aquí seguidores de El Culto del Anime!

Método de donación voluntaria: 

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Si quieres ayudarnos con la página web, pero sin tener que hacer una donación, desactive el bloqueador de publicidad o añada el dominio a excepciones, eso nos sería de muchísima ayuda.

Síguenos en nuestras redes sociales:

twitter-2012-negative-logo-5C6C1F1521-seeklogo.com 1000px-F_icon.svg 2000px-Instagram_logo_2016.svg

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.