Saltar al contenido.

Utena, la Chica Revolucionaria: Ensayo y análisis

Utena – La deconstrucción del príncipe azul, roles de género y machismo – Parte 1

¡Bienvenidos seguidores de El Culto del Anime! Hoy es el inicio de un nuevo proyecto que esperemos que os guste tanto como a nosotros. Durante un tiempo indeterminado, vamos a publicar una serie de posts sobre un título que ya es todo un clásico del mundillo y que continúa cautivando en la actualidad. Hablamos, como ya habréis visto, de Utena, la Chica Revolucionaria.

La idea inicial es mantener un ritmo uniforme y publicaremos los viernes de cada dos semanas a partir de hoy. De esta manera, creemos que facilitaremos su seguimiento debido a que publicaremos alrededor de 4 o 5 artículos en total para abarcar la obra lo mejor posible y facilitar la lectura. En cada uno de ellos, desgranaremos y analizaremos diferentes puntos sobre  la mítica serie tales como la simbología, la música y los personajes o temas más serios como la pubertad o el sexismo reflejados en Utena. Avisamos que estos artículos pueden contener spoilers pero siempre que sea posible intentaremos evitarlos. Estos posts estarán escritos de manera que cualquier persona, tanto si ha visto la serie como si no, pueda entenderlos y disfrutarlos. Esperamos que os guste esta nueva idea y que, por supuesto, ¡os entren ganas de empezarla si no la conocíais!

Utena, la Chica Revolucionaria es una obra producida en el año 1997 por Be-Papas, un equipo de cinco personas formado por el director Kunihiko Ikuhara, quien previamente ya había trabajado en series como Sailor Moon o Sarazanmai  en la actualidad, Yoji Enokido (guión), Shinya Hasegawa (animación), Yuichiro Oguro (dirección de producción) y Chiho Saito (mangaka). El estudio a cargo de llevarla fue J.C.Staff, famoso por producciones como Toradora! o  Bakuman, entre otras. La música corre a cargo de J. A. Seazer, compositor principal y quien escribió los temas de los duelos, con Shinkichi Mitsumune para los arreglos.

Aunque los próximos artículos solo se centrarán en la serie, tened claro que tanto manga (1996-1998) como anime fueron un trabajo conjunto que en su creación desarrolló diferencias en las historias y personajes, pero ambos son oficiales e igual de válidos.

Lo primero, ¿de qué va Utena? Vamos por pasos:

“Había una vez, hace mucho tiempo, una princesita que se encontraba muy triste, pues sus padres habían muerto. Cierto día, ante la princesa apareció un príncipe montando un blanco caballo. Tenía un porte real y una cálida sonrisa. El príncipe envolvió a la princesa en un aroma de rosas y gentilmente bebió las lágrimas de sus mejillas. “Pequeña”, le dijo, “que vives sola en profunda tristeza, nunca pierdas tu fuerza y nobleza aun cuando crezcas. Te entrego esto para que recuerdes este día, estoy seguro de que nos volveremos a ver. Un día este anillo te guiará hacia mí”. Tal vez lo que el príncipe le obsequió fue un anillo de compromiso, pero la princesa quedó tan impresionada por él que decidió que ella misma se convertiría en príncipe”.

Con esta pequeña narración comienza la historia. Utena Tenjou es una chica joven, fuerte, jovial y confiada que estudia en la Academia Ohtori. Cuando era pequeña, decidió que iría allí para buscar al príncipe que le obsequió, tras mostrarle “algo eterno”, con un anillo con el dibujo de una rosa (símbolo de la Academia). Decidida también a cumplir su promesa de convertirse en príncipe, opta por vestir un uniforme de hombre, lo que causa revuelo al principio.

Por una serie de acontecimientos conoce a Anthy, una joven tímida y sonriente que siempre parece sumida en sus pensamientos pero que trata a Utena con amabilidad. Anthy, también llamada la Prometida de la Rosa, es maltratada por Saionji, vicepresidente del Consejo de Estudiantes y uno de los duelistas. Cuando la mejor amiga de Utena, Wakaba, sufre una humillación por parte del vicepresidente, Utena no duda en ir en busca de este y batirse en la Arena de Duelos. Será entonces cuando Utena venza y se convierta en la poseedora de la Prometida de la Rosa. A partir de aquí deberá enfrentar y superar numerosos duelos con el objetivo de encontrarse con el Fin del Mundo y traer la Revolución.

Antes de ir más allá y profundizar en la obra como tal, es necesario dar un contexto para entender la perfección y complejidad que dominan Utena, la Chica Revolucionaria.

Influencias y el Renacimiento

Como ya supondréis, estamos tratando con un clásico de los años 90, años en los que salieron auténticos pesos pesados. A pesar de ello, Utena supo diferenciarse y encontrar su propia seña de identidad gracias al enfoque de su historia: Propuso algo tan sencillo como adoptar los papeles de príncipe y de princesa de los cuentos y desmenuzarlos. Por supuesto, no fue la primera obra que trató de hacer algo similar con los roles de género, solo que otras no fueron capaces de mantener el mensaje o directamente terminaron realzando el papel del hombre/príncipe. Este último caso fue lo que sucedió con La Rosa de Versalles.

La Rosa de Versalles es un manga de los años 70 que más tarde sería adaptado a la televisión. No vamos a extendernos mucho aquí pues solo tratar este título daría para otro post aparte, pero sí queremos destacar que fue uno de los máximos exponentes del shojo y, si bien no supo criticar correctamente los arquetipos, sentó unas bases muy sólidas que años después tratarían de imitar otros títulos. Uno de esos títulos es Utena, la Chica Revolucionaria. En ambos, por ejemplo, tenemos a una joven que decide asumir el rol masculino, solo que en Utena la protagonista deberá enfrentar su propia hipocresía más adelante.

Otro ejemplo bastante notorio de esta influencia es un elemento que abunda de manera constante en Utena: las rosas. Más adelante hablaremos de su simbología pero decir que, al final de La Rosa de Versalles, María Antonieta regala una rosa de papel a su sirvienta para que la tiña del color favorito de Lady Oscar.

Como la sirvienta nunca supo cuál era este color, decidió pintarla de blanco; una rosa blanca: la misma que porta Utena en el pecho durante los duelos como poseedora de la Prometida de la Rosa.

Pero aún hay más ejemplos y uno es destacable. Si bien la arquitectura y los edificios de la Academia Ohtori parecen inspirados en el renacimiento, vista desde arriba recuerda a una ciudad de Francia que además da su nombre a la principal influencia de Utena: Versalles.

Hemos señalado que los edificios de la Academia toman inspiración del renacimiento. Recordemos que el Renacimiento fue la etapa en la que se dio difusión a las ideas del humanismo. El término “renacimiento” hace alusión a la reivindicación de ciertos elementos de la cultura clásica griega y romana, y en este caso es Grecia quien más nos interesa.

Grecia y el teatro

Si algo caracteriza a Utena es la sutileza a la hora de entrelazar cada idea, pues hasta los detalles más pequeños no son fruto de la casualidad. La serie tomará y presentará diferentes elementos a lo largo de sus episodios que evocarán la cultura clásica griega, desde planos que pueden recordar a Atenas, edificios inspirados en el ágora griego y hasta ciertas vestimentas.

Pero entre todos estos elementos hay uno que predomina y sobresale, uno que será constante tanto en lo que veamos como en lo que oigamos, a veces con una metáfora y a veces de forma literal. Hablamos, como no podía ser de otra manera, del teatro.

Grecia, cuna del teatro entre los siglos V y VI a.C., será una constante en la obra pero no porque debamos centrarnos en dicha ciudad, si no porque reforzará y mantendrá constante la idea del teatro, siendo este el verdadero objetivo (serán numerosos diálogos, imágenes y canciones las que traigan este concepto a nuestra cabeza). Con esto claro, pensad en la Academia Ohtori como un enorme escenario en el que tomará lugar una representación.

Ya tenemos el escenario pero, ¿quiénes son los actores?

El Mito de la caverna de Platón: El Teatro de Sombras

Rosas, espadas, ataúdes, coches…, son muchos los componentes con los que nos topamos incesantemente en los episodios pero hay otro que también cobra una gran importancia y que funciona como una perfecta alegoría: las sombras.

Utena nunca pone sus ideas al frente sino que deforma y desdibuja la historia para tratar de engañar al espectador, pero no solo intenta esto sino que va más allá y engaña a los personajes, a sus actores.

El Mito de la caverna, que en realidad es una alegoría, es una representación metafórica de la vida humana que expone la lucha entre la verdad y el hábito.

Prisioneros que fueron atados y encerrados desde su nacimiento no conocen otra cosa salvo las sombras que ven en la pared, siendo este su único conocimiento del mundo real. Solo el prisionero que es liberado y sale de la caverna conoce el mundo real.

Y os preguntaréis qué tiene que ver la filosofía aquí; ya mencionamos que se trata de una obra tanto perfecta como compleja. Utena no dejará de bombardearnos con información durante toda la narrativa, y así como repetirá una y otra vez escenas, canciones y símbolos, nos familiarizaremos con un pequeño juego, una representación, previa casi siempre a los duelos.

Hablamos de El Teatro de Sombras: Un simpático teatrillo llevado a cabo por tres jóvenes (cuyos rostros nunca conocemos) que escenifican una historia diferente en cada episodio. Con esto dicho, no es difícil vislumbrar la analogía con la cueva de Platón.

A lo largo de la trama, las sombras llevan a cabo su pequeño juego sin que nadie las interrumpa pero con el paso de los capítulos vemos un personaje que cuestiona o directamente responde a sus historias, como si de pronto fuera consciente de que están ahí. Utena Tenjou inicia un cambio paulatino que provocará que el inocente teatro se exponga cada vez más hasta que las actrices deciden dejar las proyecciones para directamente invitar a Utena a ver su obra.

Este hecho, al igual que sucedía con El Mito de la caverna, constituye la perfecta alegoría sobre la búsqueda del conocimiento y, poco a poco, de la verdad, pues al final Utena conoce a las personas tras las exhibiciones. Ya no ve una simple sombra proyectada sino que vislumbra y conversa con unos personajes perfectamente definidos con claridad y color.

“No sabía que en el colegio había un club de teatro”

Utena, la Chica Revolucionaria.

Utena, la Chica Revolucionaria es una obra que critica, expone la mentira y saca de la comodidad tanto al espectador como a los propios personajes; muestra pedazos de una realidad sexista para hacernos cuestionar y replantear nuestra verdad. Pero ni el mundo ni la Academia son idílicos y no recibirán esta crítica con los brazos abiertos. Al igual que en la caverna, encontraremos individuos que solo quieren ver las sombras, que se ciñen a sus papeles de príncipes y princesas y no conocen otra cosa. El mundo no ansía la verdad sino que vive cómodo en su ignorancia y reaccionará con violencia hacia quien la insinúe, y esto mismo es lo que sucederá en Utena.

Tenemos nuestro escenario, tenemos la historia y ahora tenemos a nuestros actores. ¡La función puede comenzar!

Y es que, ¿qué mejor teatro que aquel representado por una joven princesa en apuros y un príncipe al rescate a lomos de su caballo blanco? Con esto presente, os invitamos a la reflexión: En vuestro poder queda decidir si sois un simple rol prediseñado e impuesto por la sociedad, un actor o actriz que mira sombras, o por el contrario queréis ser personas que salen de la caverna.

 “La vida es una obra de teatro. A veces eres actor y a veces, espectador”.

Y hasta aquí el post de hoy. Como ya explicamos, a partir de aquí seguiremos publicando de manera que lleven un orden de lectura. En el próximo artículo trataremos más en profundidad la simbología de elementos tan relevantes y frecuentes en Utena, la Chica Revolucionaria como son las espadas y las rosas, además de pararnos a hablar sobre las canciones dentro de la serie y su papel en ella. Más adelante comenzaremos también a tratar los personajes y la trama en profundidad. Si os ha gustado no olvidéis darle difusión y escribirnos comentarios que no dudaremos en leeros. Esperamos que este proyecto os haga tanta ilusión como a nosotros y lo disfrutéis de verdad.

¡Muchas gracias por leer hasta aquí seguidores de El Culto Del Anime!

Método de donación voluntaria: 

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Si quieres ayudarnos con la página web, pero sin tener que hacer una donación, desactive el bloqueador de publicidad o añada el dominio a excepciones, eso nos sería de muchísima ayuda.

Síguenos en nuestras redes sociales:

twitter-2012-negative-logo-5C6C1F1521-seeklogo.com 1000px-F_icon.svg 2000px-Instagram_logo_2016.svg

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: