Saltar al contenido.
Anuncios

Killing Stalking – El abuso y las relaciones de poder en un manhwa

¿Qué es el amor romántico? ¿En qué punto es malsano y perverso? ¿Es lógico que todo lo anterior suceda al mismo tiempo? Hay un dicho tradicional que, acerca de esto, reza: del amor al odio hay un solo paso, y aunque suene exagerado, hay contextos en los cuales las conductas posesivas o controladoras se entienden como “amor del bueno”.

En nuestra cultura popular vemos que, por ejemplo, hay un Christian Gray que cela a su mujer por amor, que la somete por amor, que la controla, por amor. Tristemente, si esta historia no representara un ideal de nuestra sociedad, no sería popular. De esto lo más lamentable es que, en la práctica de la vida cotidiana, así es como se intenta llevar acabo el romance, y es por aquella desdichada formulación (“por amor”) que se justifican los más atroces crímenes inter-familiares. Nuestra autora de hoy es absolutamente consciente de este contexto.

Killing Stalking - El abuso y las relaciones de poder en un manhwa

Por amor

Killing Stalking es la ópera prima de Koogi, la ganadora del segundo de certamen de la editorial coreana Lehzin, una empresa dedicada a la temática Boys Love (o Yaoi) que, no obstante, ha encontrado dificultades al promocionar dicha obra por su alto contenido de violencia psicológica. Y es que el amor obsesivo y controlador es malo, así como también lo son los esquemas típicos de seme-uke o dominante-dominado. Porque si bien es cierto que toda relación amorosa tiene estas características, no son ni las únicas ni las más determinantes; la mente humana está llena de contradicciones y matices, el elemento principal con que juega Killing Stalking.

La historia nos pone, evidentemente, es un contexto muy actual; abriendo sus primeras escenas con las tiernas líneas de “hay alguien que me gusta…”, y que poco a poco va dejando un sabor un poco extraño, porque nos hace sospechar que quién está detrás del aparente amor adolescente, no está bien de la mente:

“Hay alguien que me gusta. Vigilo sus redes sociales religiosamente, pero, no tiene nada extraño, después de todo es eso lo que se hace con alguien que te gusta ¿no? Quisiera saber quién es esa chica con quién sale de vez en cuando. Aunque, entre mujeres y hombres puede haber amistad de no funcionar el amor; no como entre hombres. Yo soy Yoon Bum, y soy hombre”.

Qué irónico, ¿no? Todos, de alguna u otra forma, hemos pasado por esta etapa de la atracción. Esa en que quieres saberlo todo de quien te gusta, no solo sus pasatiempos sino su manera de vivir, de pensar, de andar… Se puede volver aterrador si no hay límites. Los cuales Yoon Bum, simplemente, ignora, decidiendo irrumpir en la casa de su perfecto amor platónico, Oh Sangwoo, el carismático y misterioso, cuyo gran secreto queda al descubierto una vez que “Bum” cierra detrás de sí la puerta de su propia desgracia.

maxresdefault1.jpg

Para que estemos juntos, amor

Hasta aquí da la impresión que el argumento tomará el rumbo de Misery, aquella obra excepcional (como tantas y tantas) de Stephen King, en la cual un escritor famoso es secuestrado por su aficionada más apasionada/obsesiva, obligando al primero a negociar con la mujer para que no le rompa ambas piernas. Sin embargo, el giro de Killing Stalking apunta a lo más inesperado: el más popular de la universidad, el más inteligente, el más casanova y el más amigable; es un psicópata empedernido cuya principal diversión es torturar a las mujeres que capta, atraídas por el galante varón, tal como aquella maniatada que solloza es su sótano, el futuro hogar de Bum.

Aunque Sangwoo estaba en toda su disposición de acabar con la vida del hombre de mediana edad que husmeaba en su dominio, lo que lo salva es, curiosamente, una declaración de amor, con la cual Yoon Bun justifica lo que hizo. Quizás por diversión o porque en realidad le creyó, el asesino lo decide guardar como una mascota, quebrándole las piernas en un ritual tan perverso como irónico para que no escape. De allí en adelante Koogi va construyendo una interacción lenta, preocupante, en donde Sangwoo va descubriendo hasta qué nivel puede manipular a su víctima, ya no solo por la fuerza, sino a través de la devoción que le tiene, la gran diferencia de Yoon con el resto de sus víctimas.

De una forma retorcida, enfermiza, asquerosa, el amor nace entre los dos. Resultando en períodos en los cuales el secuestrador se disculpa con su acosador por: romperle las piernas, intentar ahorcarlo, cortarle el cuello, lanzarlo por una escalera, casi matarlo de hambre, y un largo etcétera, pero es que “lo hice por amor”, porque “es la única manera en que estaremos juntos por siempre”. Y aunque en la marcha del cómic pareciera que es una simple mofada en la cara del iluso Bum, la realidad es muy diferente.

weHfD-1140x709.jpg

Lehzin, la explotadora

Killing Stalking ha tenido tal relevancia en el mercado internacional que llevó a su autora, joven recién graduada de la universidad, a una gira por Italia en medio de una prolongadísima pausa a raíz de conflictos laborales con su editorial, Lehzin, la cual no permitía a ninguno de sus autores percibir las ganancias fuera de Corea.

Actualmente (2018), el título pudo reanudar. Y luego de 2 temporadas se espera que la tercera que está en publicación sea la etapa final. Aunque su editorial ha peleado a lo largo y ancho de Internet para hacer valer sus derechos de autoría echando abajo todos los lugares gratuitos en que se encuentre, aun los hay. Sin embargo, el pago por concepto de cada capítulo es tan reducido (casi un dólar) que vale la inversión.

¡Muchas gracias por leer hasta aquí seguidores de El Culto Del Anime!

Método de donación voluntaria: 

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Si quieres ayudarnos con la página web, pero sin tener que hacer una donación, desactive el bloqueador de publicidad o añada el dominio a excepciones, eso nos sería de muchísima ayuda.

Síguenos en nuestras redes sociales:

twitter-2012-negative-logo-5C6C1F1521-seeklogo.com 1000px-F_icon.svg 2000px-Instagram_logo_2016.svg

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: